Publicado en por Ana Pau Linares

Existen muchas preguntas cuando tenemos  un recién nacido, siempre procuramos que tengan los productos de mejor calidad, que estemos haciendo todo bien y que nuestros bebés disfruten la hora del baño. 


Sabemos que el  momento del baño puede ser estresante al principio, es por eso que el día de hoy compartiremos unos tips para que puedas disfrutar la hora del baño junto con tu bebé.


El primer paso para bañar a tu bebé es elegir la mejor bañera para el pequeño.

Las ventajas de tener una bañera especial para tu bebé son:

  1.  Ahorrarás bastante agua porque su capacidad no es tan grande como la de las bañeras de los adultos.
  2. Tu bebé estará más seguro en una bañera fabricada especialmente para él, ya que suelen tener formas que los sujetan mejor y que evitan que se resbale.
  3. Puedes colocar la bañera en diferentes puntos de la casa o incluso llevarla contigo cuando salgas de vacaciones

La elección de bañera dependerá mucho del tamaño de nuestro bebé: no es lo mismo bañar a un recién nacido que a un bebé de 6 meses. En función de la edad tenemos la recomendación perfecta.

La bañera Shnuggle está diseñada para hacer que la hora del baño sea libre de estrés y divertida tanto para los padres como para el bebé. Su tamaño compacto significa que el agua se mantiene caliente por más tiempo y no lleva nada de tiempo para llenarse, con un mínimo de dos litros de agua necesarios. Cuenta con un respaldo que  ayuda a apoyar al bebé y evitar que se deslicen. El respaldo de espuma es suave y cálido contra la espalda del bebé y los pies de goma proporcionan un agarre adicional. Esta opción es libre de BPA y cuenta con dos tamaños, de 0 a 12 meses y de 12 meses en adelante

Para Bañar a tu bebé necesitas:

  • Un lugar cálido, con una superficie plana.
  • Una  toalla suave para cambiar al bebé y secarlo.
  •  Mantener siempre una mano sujetando al bebé.Tu Shnuggle con unos 10-15 cm de agua a una temperatura tibia (más o menos que cubra los hombros del bebé y deje su cabeza fuera). Hay que asegurarse que no esté demasiado caliente ni demasiado fría (con tu codo o con un termómetro)
  • Tener cerca la muda del bebé, un nuevo pañal, una toalla de algodón para secarlo.
  • Si el recién nacido tiene todavía el cordón umbilical, lo mejor es bañarlo con muy poca agua. Siempre sin cubrir el ombligo con agua. Lavamos al bebe con una esponja y con poca agua (con jabón neutro). No hace falta más. El cordón lo podemos limpiar cada vez que cambiamos el pañal con agua tibia y jabón neutro. Luego lo secamos bien.

Recuerda  nunca dejar solo a tu bebé en la bañera. No debes dejarlo solo aunque, ya tenga 3 meses o 7 meses o mucho más.

 No te olvides de encontrar tu Shnuggle en nuestra sección de “A bañarse”

¡Te esperamos!